Progresa, Chocó

27 May 2024
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
  • Whatsapp

229.1 kilómetros de distancia separan a Medellín y Quibdó. Un trayecto que en automóvil o en bus debería tomar entre 5 y 6 horas, hoy es de 12 horas y en algunos casos más, mientras que el recorrido entre Medellín y Pereira, de 220 kilómetros, es de 5 horas. Somos dos ciudades capitales cercanas, dos departamentos vecinos que no estamos conectados con la fluidez necesaria para detonar el desarrollo conjunto.

En un país como Colombia, en el que la autopercepción de pobreza de los hogares está en un promedio de 47.3%, este porcentaje llega a un 81,7% cuando se contesta desde los hogares chocoanos, según el DANE. Además, la Encuesta de Percepción Ciudadana de Quibdó Como Vamos de 2019 daba cuenta que el 22% de los encuestados manifestó que su situación económica había empeorado, y de ellos, el 53% afirmaba que se debía al c+osto de la alimentación. La desesperanza está en el aire.

El Índice Departamental de Competitividad ubica al Chocó en el puesto 28 entre los 32 departamentos de nuestro país, con una calificación de 3,93 en una escala del 1 hasta el 10. Una asignatura pendiente. A este panorama se suman grandes retos en otros temas estructurales como vivienda, empleo formal, educación, seguridad alimentaria, infraestructura y conectividad.

El Chocó es, también, riqueza. La región del Chocó Biogeográfico comprende una franja de 75.000 kilómetros de superficie sobre la costa del Pacífico Colombiano, que se extiende desde Panamá a Ecuador y que, debido a la combinación de factores evolutivos, ecológicos, climáticos y geológicos; presenta la mayor concentración de biodiversidad del mundo en cuanto a número de especies por hectárea. De las 45.000 especies registradas en Colombia, entre 7.000 y 8.000 se encuentran en esta región. El Chocó es un pilar de la sostenibilidad de nuestro planeta.

El Chocó y Antioquia compartimos la oportunidad de aportar al desarrollo de Colombia desde las regiones. Muestra de ello es la Región Administrativa y de Planeación (RAP) de los Dos Mares, iniciativa aprobada en el 2021 entre los departamentos y que contempla acciones concretas: la electrificación de Bojayá, la recuperación fluvial y navegabilidad del río Atrato, la ampliación de la pista del aeropuerto de Vigía del Fuerte y la creación del Túnel del Pacífico entre Ciudad Bolívar y el Carmen de Atrato. Obras necesarias para detonar el desarrollo que necesitan, también, del concurso de la Nación.

Y falta un eslabón: las alianzas público-privadas. Y en esto estamos trabajando. En Proantioquia hemos promovido y acompañado el nacimiento de otras PRO del país -ya somos 11- y hoy impulsamos el nacimiento de Progresa Chocó, una iniciativa de la sociedad civil chocoana que busca promover la materialización de la visión Chocó a 2050, donde la biodiversidad es un tesoro sostenible y la igualdad es una realidad arraigada en donde cada individuo, sin importar su origen, alcanza su máximo potencial. Fortalecer el tejido empresarial y el papel de la sociedad civil es fundamental.

Antioquia no va a “salvar al Chocó”, esa es una visión irrespetuosa y colonialista; pero si podemos y debemos acompañarlo para que crezca convencido de su poder y su riqueza, de manera sostenible, con dignidad para sus habitantes, conectado con Colombia y siendo un orgullo para todo nuestro país. El Chocó es fuerte y poderoso, el Chocó tiene talento para progresar.

*Presidenta ejecutiva Proantioquia

PROGRAMAS ESPECIALES

Alianzas