Desde el 9 de enero de 2018 arrancó el nuevo censo para el país. La novedad es la introducción por primera vez en la historia del país del ecenso; esto es, la posibilidad de que los colombianos, mayores de edad, puedan reportar la información requerida de sus hogares vía web, desde cualquier dispositivo electrónico. Sobre esta buena noticia, publicó Piedad Restrepo, directora de Medellín Cómo Vamos, en El Colombiano.

“Hace poco más de un semestre escribíamos en El Colombiano una opinión en referencia a la urgencia de un nuevo censo para el país. En dicha ocasión recordábamos la importancia que tiene la información para la toma de decisiones de todas las personas, y organizaciones y el papel crucial de un censo poblacional como base para la construcción y evaluación de las políticas públicas.

Como decíamos en aquella columna: “el último censo del país es el de 2005, ya son trece años en los que estamos construyendo y analizando la información con base en proyecciones que cada vez resultan menos confiables”.

La buena noticia es que desde el 9 de enero arrancó el nuevo censo para el país. La novedad es la introducción por primera vez en la historia del país del ecenso; esto es, la posibilidad de que los colombianos, mayores de edad, puedan reportar la información requerida de sus hogares vía web, desde cualquier dispositivo electrónico. Esta etapa irá hasta el 8 de marzo, mientras que la tradicional recolección puerta a puerta empezará en abril y se extenderá por tres meses. Los primeros resultados del censo los tendremos en agosto.

El ecenso permite, entre otros, ahorrar costos frente a la alternativa tradicional de un censo puerta a puerta exclusivamente, y está en sintonía con ejercicios llevados a cabo en otros países en desarrollo.

Lamentablemente, han surgido rumores infundados en torno a un mal uso de la información recolectada, vía web, por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -Dane- encargado del censo. La solicitud de la información inicial para el registro que incluye el número de documento de identidad está en la lógica de evitar posibles duplicidades en el registro, las cuales llevarían a obtener información errada en el censo.

Como lo recuerda el Dane, la legislación colombiana, específicamente la que regula los censos de población y encuestas, establece que toda persona natural o jurídica con domicilio o residencia en el territorio nacional tiene la obligación de suministrar al Dane los datos que la entidad requiera en el desarrollo de censos y encuestas. Esa misma ley establece que dichos datos son reservados y no pueden ser usados con fines comerciales, tributarios o judiciales.

En un ambiente donde hablamos tanto de nuestros derechos como ciudadanos, es bueno recordar que también tenemos deberes, y este de aportar información verídica y completa para el censo, es fundamental para saber cuántos somos, dónde y cómo vivimos.

No está de más añadir que hay aspectos por mejorar. Por ejemplo, la velocidad de respuesta de la página del Dane reservada para el censo en ocasiones es muy lenta, y termina agotando los tiempos sin que siquiera el ciudadano se pueda registrar exitosamente luego de más de 10 minutos de intento, lo cual puede repercutir en que muchas personas desistan de censarse con este mecanismo.

Sin importar si lo hacemos a través de la web o si esperamos a un encuestador en la casa, nos conviene a todos que el censo nos cuente.”

Compartidos