Carlos Alberto Cuartas, Maestro de Matemáticas

La ciudad, por décima vez, vive una de sus fiestas más queridas: la del libro y la cultura. Miles de personas llegan por estos días al Jardín Botánico para encontrarse con historias, música, poesía… con el mundo reunido en un solo lugar. Y, por primera vez, con los maestros como escritores.

Entre los cerca de 300 autores, de por lo menos 20 países, esta versión de la Fiesta tiene un ingrediente especial: 25 maestros que se atrevieron a contar historias de sus escuelas, de las experiencias con sus alumnos. Relatos que se recogen en las dos nuevas ediciones del libro Los Maestros Cuentan, con el apoyo de Proantioquia.

Sus historias, en sus propias palabras, serán expuestas en uno de los 180 conversatorios de esta Fiesta. El domingo 18 de septiembre, a las 11 de la mañana, tendremos una oportunidad excepcional para escuchar a profesores de Aranjuez, Belén, Manrique, El Poblado, La América… de muchos sectores de Medellín, hablando de lo que significó para ellos esta experiencia de escritura que demuestra su gran capacidad de aprender y de enseñar. Un coro de niños sordos, las matemáticas a partir del juego y la tecnología al servicio de la convivencia, son solo parte de las 25 historias que podremos conocer.

En palabras de la periodista Patricia Nieto, editora de los libros, “es una colección de vidas hechas palabra y allí pueden encontrarse explicaciones a procesos sociales que vive la ciudad. ¿Qué significa comprometerse colectivamente con la educación? Tal vez los maestros premiados nos ofrezcan respuestas en sus relatos que casi siempre son historias intensas protagonizadas por hombres y mujeres que han demostrado cómo lograr cambios sociales positivos desde la escuela”.

Las historias son relatos autobiográficos escritos de puño y letra de los maestros y hacen referencia a prácticas transformadoras que pasan por dotar de sentido la existencia de nuestros niños, niñas y jóvenes, a través de la construcción de conocimientos de distintos órdenes. “Es un acto de reflexión acerca de su propio rol como maestros y que los llevó a identificar los caminos vitales que han trazado con su experiencia”, dice Nieto.

Estos maestros, a los que acompañaremos en la Fiesta del Libro, fueron reconocidos por el Jurado del Premio Ciudad de Medellín a la Calidad de la Educación, en los años 2013 y 2014, precisamente por la pertinencia de su quehacer educativo.

Preparémonos entonces para darles la bienvenida a los maestros como protagonistas de un gran evento de ciudad y, de la mano de ellos, a la lectura y la cultura, pues finalmente con ellos comenzamos nuestros viajes al pasado y, durante un buen trayecto de nuestras vidas, nos acompañan a forjar el futuro.

Escribiendo esta columna recordé con gratitud de mis maestros… ¿A ustedes les pasó lo mismo? Seguro que la respuesta es positiva, por ello nos encontraremos en el conversatorio como escenario de aprendizaje sobre la formación de mejores ciudadanos, y como acto simbólico y de agradecimiento a los maestros de vida.

Rafael Aubad L. Presidente Proantioquia

Publicado en El Colombiano

Compartidos