Un reciente estudio del Banco Mundial sobre jóvenes que ni estudian ni trabajan en América Latina, advierte sobre los enormes costos que asumirán nuestras sociedades en términos de crecimiento e igualdad, si no actuamos desde ya para brindar oportunidades a estos jóvenes.

Requerimos con urgencia un sistema educativo con calidad y pertinencia y mercados laborales dinámicos y no discriminatorios. Más importante aún, necesitamos mostrarles a los jóvenes con menores oportunidades que ellos nos importan, esto se logrará con acciones concretas y resultados visibles.

Opinión de Medellín Cómo Vamos publicada en el periódico ADN

Compartidos