Por: Rafael Aubad L. Presidente Proantioquia

Publicado en El Colombiano

En el año 2000, las altas tasas de mortalidad materna e infantil, la incidencia de las enfermedades tropicales y el deficiente acceso a las vacunas, marcaban un panorama poco alentador para el mundo. 189 naciones se reunieron, en ese entonces, y establecieron acuerdos de mejora en aspectos fundamentales del desarrollo humano. 15 años despues se evaluaron los avances de esa agenda contenida en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y, aunque nos falta, los resultados indican que el esfuerzo hecho ha valido la pena.

Miles de expertos de todos los países que participaron en dicha evaluación reconocieron los logros. En esos 15 años la población mundial en situación de pobreza extrema pasó del 47 % al 14 %. En Colombia tuvimos avances importantes: reducción de la mortalidad infantil en un 50 %, la población en situación de pobreza disminuyó a un 28 % y la pobreza extrema a un 8 %. La mitad de los niveles evidenciados cuando comenzó el proceso.

Pero la tarea sigue. La meta ahora es hacia el 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS– que refuerzan las iniciativas por el desarrollo humano pero avanzan en el planteamiento de nuevos retos relacionados con justicia y paz, medio ambiente y trabajo bajo alianzas ciudadanas; respondiendo a las llamadas cinco P: Planeta, Personas, Prosperidad, Paz y Alianzas.

Se acordaron 17 ODS buscando sintonizar nuevamente al mundo en un espíritu de construcción colectiva y con fines comunes; impulsando además a los países desarrollados para de tradicionales aportes económicos y se vinculen de una manera más profunda, pues es responsabilidad de todos, en el deterioro creciente de los recursos naturales y los niveles de desigualdad que persisten en diferentes regiones, cuyo origen tiene que ver con sus patrones de crecimiento, al no considerar los costos sociales de los mismos. El calentamiento global, la deforestación, el consumo irresponsable del agua, guardan estrecha relación con este contexto.

Colombia está adaptando su agenda de nación para responder a esos nuevos objetivos de sostenibilidad. En Antioquia ya entendimos que muchos de nuestros logros los hemos alcanzado cuando nos unimos y en ese sentido a finales del 2015 surgió Antioquia Sostenible una alianza entre diferentes instituciones para coordinar nuestra visión de región con los ODS. Proantioquia, el Centro de Pensamiento Social, la Corporación Prosur, la Universidad Pontificia Bolivariana y el Taller de Innovación Social, estamos trabajando por lograr un territorio socialmente responsable promoviendo tres dinámicas: crear comunidades de aprendizaje sobre cómo alcanzar, mejores y más rápido, objetivos de desarrollo sostenible; organizar dicho conocimiento para difundirlo y volverlo activo ciudadano y construir agendas de compromiso para alcanzarlos.

Estamos seguros de que muchas entidades se sumarán a esta iniciativa. Nuestro Departamento ha sido ejemplo en la construcción de rutas comunes: Visión Antioquia Siglo XXI, Alianza de Antioquia por la Equidad, Plan Metrópoli 2020, Bio 2030… Muestras de cómo alinear los intereses y las agendas públicas para visionar y mantener un ejercicio colectivo de capital social. Las mejores páginas de la historia las escribimos cuando trabajamos juntos.

Más información de Antioquia Sostenible en: http://goo.gl/EFSazi.

Compartidos