En el 2017 llegó al programa de Mentorías Proantioquia y ya puede dar cuenta de valiosos aprendizajes. Es una empresa dedicada al diseño de estrategias para la inclusión social, educativa y laboral, para personas con discapacidad. Su misión está clara: generar o adaptar espacios, productos y servicios para generar soluciones que puedan ser utilizadas por cualquier tipo de persona, independiente de si tienen dificultades físicas, sensoriales o cognitivas. El objetivo más próximo es ser líderes en América Latina, en el desarrollo de soluciones integrales para la inclusión.

Conversamos con Gustavo Alberto Hincapié, Gerente de Tecnoayudas, para conocer más detalles de la empresa y sus logros.

Proantioquia: ¿Cuál es el valor agregado de Tecnoayudas?

Gustavo Alberto Hincapié, Gerente de Tecnoayudas: Nuestro valor agregado es que trabajamos vía innovación y nuevas tecnologías. Estamos convencidos de que si trabajamos como hace 40 años, el resultado es como hace 40 años. Creemos que la tecnología es el instrumento por excelencia para generar inclusión para la población en situación de discapacidad. Además, tenemos un factor diferenciador y es que nuestros productos y desarrollos no van dirigidos solo a la población con algún tipo de discapacidad, van dirigidos hacia la sociedad porque realmente es ésta quien debe cambiar y adaptarse para poder ser usada y disfrutada por cualquier tipo de persona”.

Proantioquia: ¿Cuál es el origen de la empresa?

G.A.H.: Nace como un proyecto universitario hace alrededor de 15 años cuando me interesé por el tema sin tener alguna discapacidad o persona cercana con alguna situación en particular, fue más por asuntos académicos, por conocer cómo la tecnología en la que me desenvolvía hacía ya muchos años, podía ser un vehículo para la inclusión de esta población.

Se conocía ya que la tecnología para este tiempo iba a tornarse importante, iba a influenciar todos los procesos sociales, entonces si este nuevo mundo iba a estar mediado por procesos tecnológicos, quería saber cómo iba a ser el beneficio o el perjuicio para esta población que realmente se le dificulta acceder a estas tecnologías convencionales.

Entonces se inició un proceso de investigación encontrando que en América Latina en general no existía una oferta de productos tecnológicos y de estrategias tecnológicas para la inclusión. De ahí en adelante empezamos un proceso de maduración, inicialmente académico y luego con miras a un tema empresarial. Lamentablemente se dificultaba el tema porque carecíamos de un censo poblacional que nos dijera cuántas personas y de qué tipo de discapacidad se padecía regularmente, algo que era importantísimo porque no podíamos establecer los mercados potenciales.

Fue así como decidimos iniciar otro proceso, más desde lo social, y se creó un sitio web que sigue vigente y se llama discapacidadcolombia.com para conocer la problemática y plantear soluciones muy centradas a esas necesidades puntuales. Desde ese tiempo hasta ahora venimos desarrollando soluciones que permiten a la población con cualquier discapacidad, incluirse sin ningún inconveniente en cualquier ámbito social.”

Proantioquia: ¿Cómo llega Tecnoayudas al programa de Mentorías?

G.A.H.: Desde hace un tiempo estamos en un proceso de expansión y crecimiento con una visión muy clara: mientras más podamos crecer más podremos ayudar, entonces de acuerdo a eso y en una búsqueda de apoyo, encontramos la convocatoria de Proantioquia, con miras a tener esa posibilidad de conocer y tener cerca a empresarios que en su vida diaria están negociando, proyectando, construyendo el nuevo mundo. Nos presentamos, calificamos y empezamos a conocer ese mundo empresarial de un nivel superior, porque venimos de ser emprendimiento, estamos en un proceso de consolidación como empresa y le apuntamos a ser un gran grupo también, social y empresarial.

Nos hemos beneficiado enormemente de los mentores. Teníamos unas necesidades muy puntuales que eran cómo negociar a gran nivel y cómo, para eso, crecíamos en estructura de negociación, de costos, de conocimiento de sectores. El proceso de Mentoría es de un gran nivel. De hecho, al inicio sentíamos un poco de temor de enfrentarnos a empresarios de tan alto nivel como los que hemos tenido la oportunidad de conocer y finalmente encontramos que la estructura de Proantioquia y sus afiliados es muy amigable y ellos, los empresarios, a pesar de sus altos cargos, son muy humanos y muy cercanos.

Es cómo, desde la posición de la experiencia que tienen estos Mentores, nos apoyan tratando de entrelazar estos dos mundos que son el empresarial y el social.”

Proantioquia: ¿Cuál ha sido la mayor ganancia para Tecnoayudas con estas Mentorías?

G.A.H.: El mayor fruto que hemos encontrado con las Mentorías es darle una visión empresarial sin quitarle el corte social, que es el que realmente nos nace. Sabemos que con la estructura que estamos obteniendo a través de estas mentorías podemos crecer más y, por lo tanto, ayudar más.

En estos 8 meses que venimos disfrutando de este acompañamiento con el señor Camilo Gallego, Vicepresidente de Servicios del Grupo Éxito, hemos podido encontrar, inicialmente, un amigo, una persona cercana. Desde el primer encuentro le contamos cómo funcionaba nuestra empresa, hacia dónde queríamos dirigir la compañía y cuáles eran las necesidades que teníamos, para que él, desde su experiencia, nos aportara en lo que más pudiera.”

Proantioquia: ¿Cómo es el proceso, cómo transcurren las Mentorías?

G.A.H.: El Mentor hace un análisis de los temas que le exponemos y emite unos conceptos de acuerdo con sus conocimientos y experiencias en el tema. Él revisa qué necesitamos y en un ambiente cordial, de charla, emite unos conceptos y evaluaciones para que nosotros podamos revisar nuestros procesos, mejorar y crecer como empresa. Ha sido una mentoría puntual, llena de aprendizajes.”

Proantioquia : ¿Cómo evalúan desde Tecnoayudas el programa Mentorías?

G.A.H.: Nos enseña este proceso a creer, a tener confianza en que lo que estamos haciendo lo estamos haciendo bien porque si hay un Mentor de ese nivel y una entidad como Proantioquia que creen en nosotros, es porque lo estamos haciendo bien.

Lo otro que nos está quedando es una visión diferente donde podemos enlazar los dos mundos, el social y el empresarial. Con las recomendaciones de negociación y proyección que hemos venido recibiendo, estamos preparados para dar el gran salto hacia conquistar ese mundo comercial para ese apoyo social que queremos proyectar con nuestra compañía.”

Proantioquia: ¿Cuál es el mensaje para otros emprendedores que apenas comienzan o que están en el camino?

G.A.H.: Hay varios momentos en esa etapa de idea, emprendimiento y consolidación de la empresa, pero lo más básico es que siempre, en cada paso, hay que aprender algo. El nivel cambia y también cambia el nivel de negociación, el nivel de ventas…el camino del emprendimiento es de retos, de cambios constantes y de equivocaciones. Muchas veces es de ensayo y error. A través de estas Mentorías estamos aprendiendo de los errores, pero también minimizando el riesgo.

Que busquen aliados estratégicos, siempre hay algo y alguien en quien podemos apoyarnos. Hay que crecer, pero con un enfoque que nos deje muy claro el entorno, mirar el bosque y no solo el árbol”.

Compartidos